miércoles, 17 de septiembre de 2014

Pío Baroja. Fantasías vascas. Elizabide el Vagabundo.


 HAY  UN VOLUMEN, no sé si descatalogado,  de relatos breves y descripciones en torno a lo vasco de Pío Baroja, editado por Espasa-Calpe, para la Colección Austral, con el nombre de Fantasías Vascas. Dentro de esta recopilación  destacaba La dama de Urtubi,  narración corta ambientada en el mundo de las brujas y los aquelarres durante el siglo XVII en el enclave de Zugarramurdi, en la Navarra lindante con el país vasco-francés. Pero había también un pequeño relato titulado Elizabide el Vagabundo que considero una esencia de lo barojiano por antonomasia. Aquí, el protagonista, Elizabide, padece sin duda de lo que Ortega y Gasset definía como el "mal de vivir", un diagnóstico que aplica el filósofo a los personajes del novelista vasco que se caracterizan por esa angustia vital, ese escepticismo y descreimiento del que huyen o que intentan curar a base acción, viajes, desarraigo, vida al borde del abismo, etc, etc... Pío Baroja abominaba de esa existencia burguesa, vacía, rutinaria, de tenderos acomodados, de cotidianidad en esas ciudades de provincias muertas de su época. Él sublima ese ambiente opresivo a base de personajes literarios para los cuales el único sentido de la vida es la acción por la acción. Concretamente, en Elizabide el Vagabundo, el protagonista  es uno de esos tipos barojianos que recorren medio mundo y se desarraigan pareciendo que huyen de sí mismos. En el caso de este cuento, sin embargo, la acción arranca cuando el impenitente viajero, cercano ya a los cuarenta, a punto de entrar en la línea de sombra, ha regresado a su pueblo por una llamada interior que le reclama para regresar a sus raíces. En este relato podemos observar el poso de sentimentalismo, de emotividad, que Baroja, el descreído Baroja, el impío Pío, el "grosero buey vasco" ( como lo tildaban los meapilas de la época) era capaz de ocultar bajo su pesimista, amargada y escéptica mirada.  Con qué maestría resuelve esta narración, que no es otra cosa que una gran historia de amor...
 La acción de esta obra arranca con Elizabide el Vagabundo reflexionando sobre Maintoni, la hermana de su cuñada. Ésta es la transcripción íntegra del relato :


                     ELIZABIDE EL VAGABUNDO

 Cer zala usté cenuben
enamoratzia?
 Sillau is hiri eta
guitarra jotzia.
       (Popular)

Muchas veces, mientras trabajaba en aquel abandonado jardín, Elizabide el Vagabundo se decía al ver pasar a Maintoni, que volvía de la iglesia :
"¿Qué pensará? ¿Vivirá satisfecha?" ¡La vida de Maintoni le parecía tan extraña! Porque era natural que quien como él había andado siempre a la buena de Dios, rodando por el mundo, encontrara la calma y el silencio de la aldea deliciosos ; pero ella, que no había salido nunca de aquel rincón, ¿no sentiría deseos de asistir a teatros, a fiestas o diversiones, de vivir otra vida más espléndida, más intensa? Y como Elizabide el Vagabundo no se daba respuesta a su pregunta, seguía removiendo la tierra con su azadón, filosóficamente.
 "Es una mujer fuerte -pensaba después - ; su alma es tan serena, tan clara, que llega a preocupar. Una preocupación científica, sólo científica, eso, claro." Y Elizabide el Vagabundo, satisfecho de la seguridad que se concedía a sí mismo de que íntimamente no tomaba parte en aquella preocupación, seguía trabajando en el jardín abandonado de su casa.
  Era un tipo bastante curioso el de Elizabide el Vagabundo. Reunía todas las cualidades y defectos del vascongado de la costa ; era audaz, irónico, perezoso, burlón. La ligereza y el olvido constituían la base de su temperamento ; no daba importancia a nada, se olvidaba de todo. Había gastado casi entero su escaso capital en sus correrías por América, de periodista en un pueblo, de negociante en otro, aquí vendiendo ganado, allá comerciando en vinos. Estuvo muchas veces a punto de hacer fortuna, lo que no consiguió por indiferencia. Era de esos hombres que se dejan llevar por los acontecimientos sin protestar nunca. Su vida, él la comparaba con la marcha de uno de esos troncos que van por el río, que, si nadie los recoge, se pierden, al fin, en el mar.
 Su inercia y su pereza eran más de pensamiento que de manos ; su alma huía de él muchas veces ; le bastaba mirar el agua corriente, contemplar una nube o una estrella, para olvidar el proyecto más importante de su vida, y cuando no lo olvidaba por esto, lo abandonaba por cualquier otra cosa, sin saber por qué, muchas veces.
 Últimamente se había encontrado en una estancia del Uruguay, y como Elizabide era agradable en su trato y no muy desagradable en su aspecto, aunque tenía ya sus treinta y ocho años, el dueño de la estancia le ofreció la mano de su hija, una muchacha bastante fea, que estaba en amores con un mulato. Elizabide, a quien no le parecía mal la vida salvaje de la estancia, aceptó, y ya estaba para casarse cuando sintió la nostalgia de su pueblo, del olor a heno de sus montes, del paisaje brumoso de la tierra vascongada. Como en sus planes no entraban las explicaciones bruscas, una mañana, al amanecer, advirtió a los padres de su futura que iba a ir a Montevideo a comprar el regalo de bodas ; montó a caballo, y luego en el tren, llegó a la capital, se embarcó en un transatlántico, y después de saludar cariñosamente la tierra hospitalaria de América, se volvió a España.
  Llegó a su pueblo, un pueblecillo de la provincia de Guipúzcoa ;  abrazó a su hermano Ignacio, que estaba allí de boticario ; fue a ver a su nodriza, a quien prometió no hacer ninguna escapatoria más, y se instaló en su casa. Cuando corrió por el pueblo la voz de que no sólo no había hecho dinero en América, sino que lo había perdido, todo el mundo recordó que antes de salir de la aldea ya tenía fama de fatuo, de insustancia y de vagabundo.
 Él no se preocupaba absolutamente nada por estas cosas ; cavaba en su huerta, y en los ratos perdidos trabajaba en construir una canoa para andar por el río, cosa que a todo el pueblo indignaba. 
 Elizabide el Vagabundo creía que su hermano Ignacio, la mujer y los hijos de éste le desdeñaban, y por eso no iba a visitarlos más que de cuando en cuando ; pero pronto vio que su hermano y su cuñada le estimaban y le hacían reproches porque no iba a verlos. Elizabide comenzó a acudir a casa de su hermano con más frecuencia.
 La casa del boticario estaba a la salida del pueblo, completamente aislada ; por la parte que miraba al camino tenía un jardín rodeado de una tapia, y por encima de ella salían ramas de laurel de un verde oscuro que protegían algo la fachada del viento del Norte. Pasando el jardín estaba la botica.
 La casa no tenía balcones, sino sólo ventanas, y éstas abiertas en la pared, sin simetría alguna ; quizá esto era debido a que algunas de ellas estaban tapiadas.
 Al pasar en el tren o en el coche por las provincias del Norte, ¿no habéis visto casas solitarias que, sin saber por qué, os daban envidia? Parece que allá dentro se debe de vivir bien, se adivina una existencia dulce y apacible ; las ventanas, con cortinas, hablan de interiores casi monásticos, de grandes habitaciones amuebladas con arcas y cómodas de nogal, de inmensas camas de madera ; de una existencia tranquila, sosegada, cuyas horas pasan lentas, medidas por el alto reloj de alta caja, que lanza en la noche su sonoro tic-tac.
 La casa del boticario era de éstas ; en el jardín se veían jacintos, heliotropos, rosales y enormes hortensias, que llegaban hasta la altura de las ventanas del piso bajo. Por encima de la tapia del jardín caían como en cascada un torrente de rosas blancas, sencillas, que en vascuence se llaman chornas (locas) por lo frívolas que son y por lo pronto que se marchitan y se caen.
 Cuando Elizabide el Vagabundo fue a casa de su hermano, ya con más confianza, el boticario y su mujer, seguidos de todos los chicos, le enseñaron la casa, limpia clara y bienoliente; después fueron a ver la huerta, y aquí Elizabide el Vagabundo vio por primera vez a Maintoni, que, con la cabeza cubierta con un sombrero de paja, estaba recogiendo guisantes en la falda del delantal. Elizabide y ella se saludaron friamente.
 -Vamos hacia el río -le dijo a su hermana la mujer del boticario-. Diles a las chicas que lleven el chocolate allí.
  Maintoni se fue hacia la casa, y los demás, por una especie de túnel largo, formado por perales que tenían las ramas extendidas como las varillas de un abanico, bajaron a una plazoleta que estaba junto al río, entre árboles, en donde había una mesa rústica y un banco de piedra. El sol, al penetrar entre el follaje, iluminaba el fondo del río, y se veían las piedras redondas del cauce y los peces que pasaban lentamente, brillando como si fueran de plata. La tarde era de una tranquilidad admirable; el cielo, azul, puro y tranquilo.
 Antes de caer la tarde, las dos muchachas de casa del boticario vinieron con bandejas en la mano, trayendo chocolate y bizcochos. Los chicos se abalanzaron sobre los bizcochos como fieras. Elizabide el Vagabundo habló de sus viajes, contó algunas aventuras y tuvo suspensos de sus labios a todos. Sólo ella, Maintoni, pareció no entusiasmarse gran cosa con aquellas narraciones.
 -Mañana vendrás, tío Pablo, ¿verdad? -le decían los chicos.
 -Sí, vendré.
Y Elizabide el Vagabundo se marchó a su casa y pensó en Maintoni y soñó con ella. La veía, en su imaginación, tal cual era : chiquitilla, esbelta, con sus ojos negros, brillantes, rodeada de sus sobrinos, que la abrazaban y la besuqueaban.
 Como el mayor de los hijos del boticario estudiaba el tercer año del Bachillerato, Elizabide se dedicó a darle lecciones de francés, y a estas lecciones se agregó Maintoni.
 Elizabide comenzaba a sentirse preocupado con la hermana de su cuñada, tan serena, tan inmutable ; no se comprendía si su alma era un alma de niña, sin deseos ni aspiraciones, o si era una mujer indiferente a todo lo que no se relacionase con las personas que vivían en su hogar. El vagabundo la solía mirar absorto. "¿Qué pensará?", se preguntaba. Una vez se sintió atrevido, y le dijo:
 -Y usted ¿no piensa casarse, Maintoni?
 - ¡Yo! ¡Casarme!
 - ¿Por qué no?
 - ¿Quién va a cuidar de los chicos si me caso? Además, yo ya soy una  nescazarra (solterona) -contestó ella riéndose.
 - ¡A los veintisiete años solterona! Entonces, yo, que tengo treinta y ocho, debo de estar en el último grado de la decrepitud.
 Maintoni a esto no dijo nada ; no hizo más que sonreir.
 Aquella noche Elizabide se asombró al ver lo que le preocupaba la Maintoni.
 "¿Qué clase de mujer es ésta? -se decía-. De orgullosa no tiene nada, de romántica, tampoco, y, sin embargo..."
 En la orilla del río, cerca de un estrecho desfiladero, brotaba una fuente, que tenía un estanque profundísimo ; el agua parecía allí de cristal, por lo inmóvil. "Así era, quizá, el alma de Maintoni -se decia Elizabide-, y, sin embargo..." Sin embargo, a pesar de sus definiciones, la preocupación no se desvanecía ; al revés, iba haciéndose mayor.
 Llegó el verano; en el jardín de la casa del boticario reuníase toda la familia, Maintoni y Elizabide el Vagabundo. Nunca fue éste tan exacto como entonces, nunca tan dichoso y tan desgraciado, al mismo tiempo. Al anochecer, cuando el cielo se llenaba de estrellas y la luz pálida de Júpiter brillaba en el firmamento, las conversaciones se hacían más intimas, más familiares, coreadas por el canto de los sapos. Maintoni se mostraba más expansiva, más locuaz.
 A las nueve de la noche, cuando se oía el sonar de los cascabeles de la diligencia que pasaba por el pueblo, con un gran farol sobre la capota del pescante, se disolvía la reunión, y Elizabide se marchaba a su casa, haciendo proyectos para el día de mañana, que giraban siempre alrededor de Maintoni. 
 A veces, desalentado se preguntaba : "¿No es imbécil haber recorrido el mundo para venir a caer en un pueblecillo y enamorarse de una señorita de aldea?" ¡Y quién se atrevía a decir nada a aquella mujer tan serena, tan impasible!
 Fue pasando el verano, llegó la época de las fiestas, y el boticario y su familia se dispusieron a celebrar la romería de Arnazábal, como todos los años.
 -¿Tú también vendrás con nosotros? -le preguntó el boticario a su hermano.
 -Yo, no.
 -¿Por qué no?
 -No tengo ganas. 
 -Bueno, bueno; pero te advierto que te vas a quedar solo, porque hasta las muchachas vendrán con nosotros.
 -¿Y usted también? -dijo Elizabide a Maintoni.
 -Sí. ¡Ya lo creo! A mí me gustan mucho las romerías.
 -No hagas caso, que no es por eso -replicó el boticario-. Va a ver al médico de Arnazábal, que es un muchacho joven , que el año pasado le hizo el amor.
 -¿Y por qué no? -exclamó Maintoni , sonriendo.
 Elizabide el Vagabundo palideció, enrojeció; pero no dijo nada.
 La víspera de la romería, el boticario le volvió a preguntar a su hermano:
 -Conque vienes, ¿o no?
 -Bueno. Iré -murmuró el vagabundo.
 Al día siguiente se levantaron temprano y salieron del pueblo; tomaron la carretera, y después, siguiendo veredas, atravesando prados cubiertos de altas hierbas y de purpúreas digitales, se internaron en el monte. La mañana estaba húmeda , templada; el campo, mojado por el rocío; el cielo, azul muy pálido, con algunas nubecillas blancas que se deshilachaban en estrías tenues. A las diez de la mañana llegaron a Arnazábal, un pueblo en un alto, con su iglesia, su juego de pelota en la plaza y dos o tres calles formadas por caseríos.
 Entraron en el caserío propiedad de la mujer del boticario y pasaron a la cocina. Allí comenzaron los agasajos y los grandes recibimientos de la vieja de la casa, que abandonó la labor de echar ramas al fuego y mecer la cuna de un niño; se levantó del fogón bajo, en donde estaba sentada, y saludó a todos, besando a Maintoni, a su hermana y a los chicos. Era una vieja flaca, acartonada, con un pañuelo negro en la cabeza. Tenía la nariz larga y ganchuda, boca sin dientes, la cara llena de arrugas y el pelo blanco.
 -Y ¿vuestra merced es el que estaba en las Indias? -preguntó la vieja a Elizabide, encarándose con él.
 -Sí, yo era el que estaba allá.
 Como habían dado las diez, y a esta hora empezaba la misa mayor, no quedaba en casa más que la vieja. Todos se dirigieron a la iglesia.
 Antes de comer, el boticario, ayudado de su cuñada y de los chicos, disparó desde una ventana del caserío una barbaridad de cohetes, y después bajaron todos al comedor. Había más de veinte personas en la mesa, entre ellos el médico del pueblo, que se sentó cerca de Maintoni y tuvo para ella y para su hermana un sinfín de galanterías y de oficiosidades.
 Elizabide el Vagabundo sintió una tristeza tan grande en aquel momento, que pensó en dejar la aldea y volverse a América. Durante la comida, Maintoni le miraba mucho a Elizabide.
 "Es para burlarse de mí -pensaba éste-. Ha sospechado que la quiero, y coquetea con el otro. El golfo de Méjico tendrá que ver otra vez conmigo".
 Al terminar la comida eran más de las cuatro; había comenzado el baile. El médico, sin separarse de Maintoni, seguía galanteándola, y ella mirando a Elizabide.
 Al anochecer, cuando la fiesta estaba en su esplendor, comenzó el aurrescu. Los muchachos, agarrados de las manos, iban dando vueltas a la plaza, precedidos de los tamborileros; dos de los mozos se destacaron, se hablaron, parecieron vacilar, y descubriéndose, con las boinas en la mano, invitaron a Maintoni para ser la primera, la reina del baile. Ella trató de disuadirlos en vascuence; miró a su cuñado, que sonreía; a su hermana, que también sonreía, y a Elizabide, que estaba fúnebre.
 -Anda, no seas tonta -le dijo su hermana.
 Y comenzó el baile, con todas sus ceremonias y saludos, recuerdos de una edad primitiva y heróica. Concluido el aurrescu, el boticario sacó a bailar el fandango a su mujer, y el médico a Maintoni.
 Oscureció. Fueron encendiéndose hogueras en la plaza, y la gente fue pensando en la vuelta. Después de tomar chocolate en el caserío, la familia del boticario y Elizabide emprendieron el camino hacia casa.
 A lo lejos, entre los montes, se oían los irrintzis de los que volvían de la romería, gritos como relinchos salvajes. En las espesuras brillaban los gusanos de luz como estrellas azuladas, y los sapos lanzaban su nota de cristal en el silencio de la noche serena. De cuando en cuando, al bajar alguna cuesta, al boticario se le ocurría que se agarraran todos de la mano, y bajaban la cuesta cantando :
                             Aita, San Antoniyó
                             Urquiyolacua.
                             Ascoren biyotzeco
                             santo devotua.

 A pesar de que Elizabide quería alejarse de Maintoni, con la cual estaba indignado, dio la coincidencia de que ella se encontraba  junto a él. Al formar la cadena, ella le daba la mano, una mano pequeña, suave y tibia. De pronto, al boticario, que iba el primero, se le ocurría pararse y empujar para atrás, y entonces se daban encontronazos los unos contra los otros, y ,a veces, Elizabide recibía en sus brazos a Maintoni. Ella, reñía alegremente a su cuñado y miraba al vagabundo, siempre fúnebre.
 -Y usted, ¿por qué está tan triste? -le preguntó Maintoni, con voz maliciosa, y sus ojos negros brillaron en la noche.
 -¡ Yo! No sé. Esta maldad de hombre que, sin querer, le entristecen las alegrías de los demás.
 -Pero usted no es malo -dijo Maintoni, y le miró tan profundamente con sus ojos negros, que Elizabide el Vagabundo se quedó tan turbado, que pensó que hasta las mismas estrellas notarían su turbación.
  -No, no soy malo -murmuró Elizabide-; pero soy un fatuo, un hombre inútil, como dice todo el pueblo.
  -¿Y eso le preocupa a usted, lo que dice la gente que no lo conoce?
  -Sí; temo que sea la verdad, y para un hombre que tendrá que marcharse otra vez a América es un temor grave.
  -¿Marcharse?¿Se va usted a marchar? -murmuró Maintoni con voz triste.
  -Sí.
 -Pero ¿por qué?
 -¡Oh! A usted no se lo puedo decir.
 -¿Y si yo lo adivinara?
 -Entonces lo sentiría mucho, porque se burlaría usted de mí, que soy viejo...
 -¡Oh, no!
 -Que soy pobre.
 -No importa.
 -¡Oh, Maintoni! ¿De veras? ¿No me rechazaría usted?
 -No, al revés.
 -Entonces...¿me querrás como yo te quiero? -murmuró Elizabide el Vagabundo en vascuence.
 -Siempre, siempre...
 Y Maintoni inclinó su cabeza sobre el pecho de Elizabide, y éste la besó en su cabellera castaña.
 -¡Maintoni! ¡Aquí! -le dijo su hermana; y ella se alejó de él; pero se volvió a mirarle una vez, y muchas.
 Y siguieron todos andando hacia el pueblo por los caminos solitarios. En derredor vibraba la noche llena de misterios; en el cielo palpitaban  los astros. Elizabide el Vagabundo, con el corazón anegado de sensaciones, inefables, sofocado de felicidad, miraba con los ojos muy abiertos una estrella lejana, muy lejana, y le hablaba en voz baja...

                                                               Elizabide el Vagabundo. (PÍO BAROJA)    
                                                                                                                 



           

viernes, 12 de septiembre de 2014

Georges Moustaki

 EL 23 DE MARZO DE 2013 nos dejó Georges Moustaki.  Egipcio, griego, francés, mediterráneo, ciudadano del mundo, se ha ido alguien que nos hizo añorar, entre otras cosas "...un jardin qu'on appelait la terre...". Con las cadencias etéreas de su música nos asomamos a un mundo de "metecos", de gente desarraigada, de bohemios que celebran la vida, el amor libre y el sol de los veranos. Siempre ligeros de equipaje, con la solidaridad por bandera  y pendientes  del camino, del viaje, disolviendo las fronteras, transformándolas en fraternidad y en libertad.

Cómo no conectar con Moustaki. Es un ejemplo de ese crisol de pueblos y culturas que conocemos como Mediterráneo. De una familia griega de judíos procedentes de Corfú, instalados en la cosmopolita e histórica Alejandría, Giuseppe (o Yussef) Mustacchi, nacido en 1934, era hijo del propietario de una de las mayores librerías de la capital egipcia. En la ciudad fundada por Alejandro Magno se empapa de la cultura francesa que por aquel entonces irradia a medio mundo. De hecho de  adolescente presencia una actuación de Édith Piaf en la ciudad africana.
 En 1951 cumple su sueño de viajar a París y allí ejerce los más variados oficios. Vendedor de libros a domicilio, pianista de music-hall en locales de dudosa reputación, etc. Termina conociendo a su admirada Édith Piaf, tiene un romance con ella y le compone canciones que acaban siendo éxitos indiscutibles del repertorio de la cantante francesa, como "Milord".
Para aquel entonces ha cambiado su nombre, Giuseppe, por el de Georges, en honor a su también admirado Georges Brassens...
 Se hace de un gran prestigio como compositor y guitarrista y compone canciones para otros que  devienen en éxitos hasta que se decide a cantar él sus propios temas, antes las dudas de su discográfica. Y es entonces cuando da el golpe con "Le métèque", una canción que se convierte en un himno a la libertad y a la abolición de todo tipo de fronteras. A partir de ahí inicia un periplo que le hace viajar por medio mundo y empaparse de todo tipo de culturas ( como la brasileña, que le da un sabor nuevo a su música) para regresar siempre a su refugio, de Île de Saint-Louis, en el Sena parisino.
 Ha llevado  su canción a todos los rincones y nos ha dejado como herencia un sueño de utopía y libertad que siempre será ya patrimonio de todos los que lo seguíamos. Se ha ido un gran tipo.

Ésta es la letra de "Le métèque" :

Avec ma gueule de métèque,
de juif errant, de pâtre grec
de et mes cheveux aux quatre vents,
avec mes yeux tout délavés,
qui me donnent un air de rêver,
moi qui ne rêve plus souvent,
avec mes mains de maraudeur,
de musicien et de rôdeur,
qui ont pillé tant de jardins,
avec ma bouche qui a bu,
qui a embrassé et mordu
sans jamais assouvir sa faim

Avec ma gueule de métèque,
de juif errant, de pâtre grec,
de voleur et de vagabond,
avec ma peau qui s'est frottée
au soleil de tous les étés
et tout ce qui portait jupon,
avec mon cœur qui a su faire
souffrir autant qu'il a souffert
sans pour cela faire d'histoires
avec mon âme qui n'a plus
la moindre chance de salut
pour éviter le purgatoire

Avec ma gueule de métèque,
de juif errant, de pâtre grec
de et mes cheveux aux quatre vents,
je viendrai, ma douce captive,
mon âme sœur, ma source vive,
je viendrai boire tes vingt ans
et je serai prince de sang
rêveur ou bien adolescent
comme il te plaira de choisir
et nous ferons de chaque jour
toute une éternité d'amour
que nous vivrons à en mourir

Et nous ferons de chaque jour
toute une éternité d'amour
que nous vivrons à en mourir




     

El origen de la carrera de Maratón

 

  
Pongámonos en situación. En el año 490 a.d.C. el Imperio Persa es una gran potencia político-militar que domina un vastísimo territorio que va desde el Indo hasta el Oriente Próximo, abarcando Mesopotamia, Egipto, Palestina, Fenicia y toda la península que forma Asia Menor. En las costas orientales de esta última, los medos o persas también han conquistado varias ciudades griegas. Grecia no constituye una entidad política cohesionada. Es un conjunto de ciudades libres e independientes. Una de estas, Atenas, ha alentado la rebelión de las colonias griegas (fundadas por ella misma) en el litoral de Asia Menor. Los persas aplastan dicha revuelta y ponen toda su maquinaria militar en marcha para destruir la ciudad de los atenienses. Una flota de 100.000 hombres se dirige contra Atenas. Ésta pide ayuda a su rival habitual, Esparta, para luchar contra el temible enemigo común. Pero los espartanos celebran una festividad religiosa que durante nueve días les tiene vedada la guerra. Únicamente acuden a la llamada los ciudadanos de Platea.

La batalla de Maratón
 La flota persa desembarca en un lugar llamado Maratón, cerca de Atenas. Allí, 10.000 atenienses dirigidos por Milcíades, consumado estratega militar,  apoyados sólo por ciudadanos de Platea, se disponen a enfrentarse a una fuerza  muy superior. Gracias al genio del general ateniense, conocedor de las estrategias persas, los hoplitas griegos atacan sorpresivamente de manera brutal y desactivan la potente baza de los arqueros medos. Esta fulminante actuación impide también la entrada en acción de la caballería persa. La victoria griega es total.
 Pero parte del grueso de la tropa de los medos huye a las embarcaciones y la flota se dirige hacia la desprotegida Atenas para continuar la invasión. Ahora, el problema es el tiempo. En la ciudad griega nadie imagina una victoria sobre los persas y todos temen lo peor. Las mujeres griegas, ante la amenaza de una inevitable masacre por parte de los invasores, tienen decidido matar a sus hijos y luego suicidarse ellas si no hay noticias antes de la puesta de sol. Entonces, Milcíades elige a Filípides, que ha combatido a su lado, para que sin perder un instante vaya corriendo y lleve cuanto antes a los atenienses la noticia de la victoria griega sobre los persas. Filípides, célebre atleta de los juegos olímpicos panhelénicos, al límite de sus fuerzas,  recorrió los 42 km y 195 m que separaban  Maratón de Atenas y llegó a tiempo de avisar. Arribó  al ágora y solo pudo decir una palabra : Niké! (Victoria!). Cayó muerto en el acto, exhausto por el tremendo esfuerzo.
 Por suerte para los helenos, el viaje por mar era más largo que el camino por tierra. También Milcíades con todo su ejército recorrió a marchas forzadas el trayecto desde Maratón hasta Atenas. Justo cuando estaban en el puerto, las tropas del ateniense  divisaron en el horizonte a la flota de los invasores. Éstos, al descubrir a los griegos desistieron de seguir luchando y se retiraron definitivamente. Se conjuraba así de manera definitiva el peligro.
 Muy otra hubiera sido la historia de Occidente si los persas llegan a vencer a los atenienses, impidiendo así el desarrollo de la gran civilización que forjaron, muchos de cuyos paradigmas perduran todavía. 

sábado, 6 de septiembre de 2014

La antigüedad del hombre sobre la Tierra.


 El hombre es un recién llegado al planeta. Lo ha dominado en los más diversos hábitats, lo ha modelado y, como se va viendo, ejerce una influencia no siempre beneficiosa. Pero, hay que repetirlo, somos unos huéspedes muy nuevos. Hagamos una comparación proporcional que nos muestre con sencillez lo corto de nuestra estancia en la Tierra.
Si el periodo de 4.500 millones de años que tiene el cuerpo celeste que habitamos lo conseguimos reducir a la escala de un día terrestre, a 24 horas, ésta es una breve cronología de lo que ha sucedido a lo largo de todo este tiempo :

00.00 Horas - El planeta formado
04.00 Horas - Comienza a originarse la vida. Aparición de los primeros organismos unicelulares.
20.30 Horas - Primeras plantas marinas
20.50 Horas - Primeras medusas. Fauna ediacarana.
21.04 Horas - Primeros trilobites.
22.00 Horas - Comienzan un poco antes a brotar las plantas en la tierra.
22.24 Horas - Grandes bosques carboníferos cubren el planeta. Sus residuos fósiles son el carbón y el petróleo actuales. Hacen acto de presencia también los primeros insectos alados.
23.00 Horas - Un poco antes han ido apareciendo los dinosaurios
23.39 Horas - Desaparición de los dinosaurios. Comienza la era de los mamíferos.
23.58 Horas y 43 segundos - Surgen las primeras especies humanas.
24.00 Horas - Actualidad

(Fuente : "Cradle of Life". Shopf)